Dios el Altísimo: merece toda la Gloria – Génesis 14:21-24

Día: Viernes

Tema: “Merece toda la gloria”

Lectura: Génesis 14:21-24

Versículo clave: 22-23

Lectura de apoyo: Salmos 49:6-9; Isaías 42:8; Daniel 4:17,25,34 y 37; Marcos 8:35-38

Luego de que Abram fuera bendecido el Rey de Paz, el rey de Sodoma pidió a las personas ofreciéndole a cambio todas las riquezas. Este mostró su egoísmo y búsqueda personal de enseñorearse y seguir reinando sobre ellos. Abram no tomó nada de lo que le ofreció, sólo cumplió con que los que trabajaron reciban su salario, pero sus riquezas no eran las terrenales sino las bendiciones eternas que recibió del Rey de Paz con las riquezas eternas que sólo Dios puede dar. No tomó nada de nadie, porque sólo el Dios altísimo merece toda la gloria.

Dios es el único digno de recibir la gloria y la alabanza. Él no comparte su gloria con nadie porque no hay nadie como Él. Jesús vino a este mundo para mostrar esta verdad, para que por medio de Él conozcamos al único Dios verdadero y sepamos a quien adorar por siempre. Jesús nos dio a conocer la vida más allá de esta vida, nos mostró que todo lo que vemos y usamos hoy es pasajero, perecedero y que aunque un solo hombre lo pudiera juntar todo no le alcanzaría para rescatar su alma de la muerte eterna. Todo en este tiempo pasa para que reconozcamos que el único Rey, Dios y Soberano reina por siempre más allá de este mundo pasajero y que si llegamos a verle cara a cara y pasar la eternidad con Él no será por nada que hayamos obtenido en este mundo sino por su gracia manifestada en Jesús para salvar a todo aquel que cree. Jesús es la única bendición y riqueza eterna que jamás nos será quitada. A Él sea la gloria. Apocalipsis 1:4-6


Tarea final: Repasar los versículos claves de cada día en una sola lectura y reconocer los aspectos del carácter de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.