Un Dios Santo y Celoso: Perpetuo – Josué 24:29-33

Día: Viernes

Tema: “Perpetuo”

Lectura: Josué 24:29-33

Versículo clave: 31

Lectura de apoyo: Marcos 12:27; Juan 11:25; Hechos 2:29-32 y 13:34-39

Murió Josué, José y Eleazar, cada hombre que Dios usó en distintos momentos y en distintos aspectos para beneficio de su pueblo, fueron sepultados en la tierra prometida. Los hombres pasan, pero el Dios santo y celoso es perpetuo y nunca abandonará a su pueblo.

Muchos hombres a lo largo de la historia fueron usados por Dios a pesar de sus imperfecciones para llevar a cabo alguna tarea específica sobre su pueblo. Reyes, profetas y sacerdotes sirvieron a Dios y ministraron al pueblo según la gracia que les fue dada. Algunos lo hicieron mejor que otros, pero aun así no pudieron continuar a causa de la muerte. Aunque su trabajo haya sido muy bueno, ellos siguieron el camino de todos los hombres y no pudieron seguir salvando al pueblo. Por esta causa, Dios envió a su Hijo, lo envió como Profeta, Sacerdote y Rey para cumplir en forma perfecta con todas sus tareas y llevarlas a cabo eternamente. Es cierto que Jesús murió en la cruz, pero lo hizo como sacerdote presentándose a Él mismo como ofrenda por el pecado de su pueblo, fue sepultado, pero cómo Él mismo profetizó se levantó de los muertos y se sentó en el trono a reinar viviendo para siempre en favor de su pueblo. ¿Te has acercado a Dios por medio de Jesús? Él es el único que te puede salvar perpetuamente. Hebreos 7:23-25


Tarea final: Repasar los versículos claves de cada día en una sola lectura y reconocer los aspectos del carácter de Dios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.